Carolina Brandani - Gerente Personas Regional Colombia Cementos Argos

Plan de vacunación del Grupo Empresarial Argos: un esfuerzo institucional que nos llena de orgullo

20 de agosto de 2021
Carolina Brandani G.
Gerente Personas Regional Colombia - Cementos Argos

Si bien el cierre del 2020 llegó con muchos aprendizajes, también trajo consigo ambigüedad, al ver lejana, al menos en nuestro territorio, la tan anhelada inmunidad de rebaño a partir de la vacunación. Por eso tomó fuerza la lógica pregunta de cómo desde el sector privado podríamos continuar aportando a la materialización de este gran hito como palanca real de creación de valor social y contribución directa a la reactivación económica en Colombia.

La esperanza comenzó a ser protagonista el 17 de febrero, con la aplicación de la primera dosis de la vacuna, en el departamento de Sucre, del Plan Nacional de Vacunación, PNV. Este hito trajo consigo el surgimiento de múltiples iniciativas en gremios y empresas para encontrar la forma de sumar y ser facilitadores del proceso, fortalecer los esquemas de vacunación y garantizar una cobertura más veloz en los territorios, aprovechando los aprendizajes que nos brinda la presencia de empresas como Grupo Argos, Cementos Argos, Celsia y Odinsa en distintos países y la aproximación a los variados comportamientos en relación con los temidos picos, índices de hospitalización y letalidad. Esto nos motivaba a insistir y participar en los escenarios que fueran dando luces para nuestra vinculación al programa de vacunación.

Ser parte del equipo de Gestión Humana del Grupo Empresarial me ha dado la posibilidad de poner en perspectiva, cómo desde la organización podemos no solo aportar a nuestro equipo de trabajo, sino también a la sociedad misma. Sin duda, el proceso de vacunación ha sido una forma de vincularnos y de hacer sociedad, además de aportarle a ese propósito superior de transformar positivamente vidas con nuestro trabajo. Solo puede sentirse orgullo al representar y al ser partícipe de una iniciativa tan humana y de tanto compromiso, la cual espero en el futuro poder compartir a mis nietos, como ejemplo de la mayor sensibilidad y disposición a la cooperación que esta pandemia ha propiciado, la voluntad colectiva de superar fronteras y de construir juntos lo inimaginable.

En el mes de marzo y todavía con la incertidumbre reglamentaria, nos unimos a la iniciativa de vacunación por parte de los privados, con el firme objetivo de beneficiar al 100 % de nuestra población. A través de la Asociación Nacional de Empresarios, ANDI, como integrador de los esfuerzos, logramos la adquisición de 19.000 biológicos, para dar cobertura a más de 9.000 colaboradores, familiares y contratistas del Grupo Empresarial en Colombia.

Luego de varios meses de negociación, de una logística retadora y un trabajo intenso, logramos como equipo ser ejemplo de pragmatismo, agilismo, espíritu colaborativo y toma de decisiones en situaciones de ambigüedad; el jueves 8 de julio nuevamente la esperanza inundó nuestros corazones cuando nuestro primer colaborador, Néstor Eduardo Ávila, Gestor de datos maestros en Celsia, nuestra empresa de energía fue vacunado en el Valle del Cauca.

Personalmente, conservaré esa primera imagen y el sentimiento en lo más profundo de mis recuerdos, por lo que significa para todos los que hemos tenido que ver con esta linda iniciativa y por el inmenso orgullo de hacer parte de una organización que trasmite, en su valores y acciones, un legítimo interés por las personas que hacen parte de ella directa o indirectamente. Después de varias semanas del proceso de vacunación, sumando el plan del Gobierno y nuestra contribución como sector privado, hoy contamos con el 86% de la población de colaboradores en Colombia con al menos una dosis de la vacuna.

Han sido meses retadores, pero absolutamente satisfactorios, pues con el ejercicio de vacunación de los colaboradores que voluntariamente han manifestado su interés de participar en este beneficio, no solo aportamos a la premisa de salvar vidas y a nuestro compromiso de permanecer sanos y saludables, sino que, además, llegando a tener inmunidad de rebaño en nuestras operaciones, contribuimos al cumplimiento de ese sueño que tenemos como país.

En el Grupo Empresarial Argos estamos convencidos de que sumando esfuerzos lograremos salir adelante y superar esta contingencia sanitaria que tanto nos ha enseñado desde diferentes aristas. Particularmente en lo laboral, su mayor lección está en fortalecer nuestra flexibilidad ante la incertidumbre y nuestra capacidad de hacer sinergias para adaptarnos a los nuevos desafíos del mercado y a lo que calificamos ahora como “la nueva normalidad”.

Respetando claramente los diferentes puntos de vista con respecto a la vacunación, como empresa hemos facilitado escenarios de formación con especialistas en el tema, con el fin de aclarar dudas y brindar mayor contexto sobre la vacuna.

Nuestro compromiso pasa por establecer protocolos de bioseguridad eficientes y confiables en nuestras operaciones, y facilitar el proceso de vacunación de quienes manifiesten su intención de hacerlo. Sin embargo, la conciencia del cuidado fuera de las operaciones y en las acciones del día a día es parte de la responsabilidad de cada uno, entendiendo que al cuidarnos nosotros mismos, estamos cuidando también a nuestro entorno más cercano.

Desde nuestro Grupo Empresarial buscamos sensibilizar y movilizar la acción con prácticas y comunicaciones continuas, porque si bien el vacunarnos constituye un gran paso, la amenaza del virus y sus efectos sigue siendo una realidad. Por eso, sin dejar de reconocer que contamos con condiciones más favorecedoras por los avances en la vacunación de nuestra población y por los aprendizajes y oportunidades que nos ha habilitado la pandemia, mantenemos el llamado al autocuidado y a buscar no solo nuestro propio bienestar sino también el de quienes están a nuestro alrededor. Prácticas tan sencillas como el uso del tapabocas deben conservarse por su impacto positivo contundente al prevenir contagios y salvar vidas.

Cierro estas líneas con una frase anónima que me compartieron hace poco, que estoy segura ha movilizado a muchos de los equipos que han tenido que ver directa o indirectamente con el proceso de vacunación y que constituye el llamado más humano a la corresponsabilidad que tanto requerimos en este momento: “¡Vacúnate en memoria de todos los que soñaron con esta oportunidad!”.