Sostenibilidad

Fundación Grupo Argos restaurará de 28 hectáreas de manglar en Sucre

10 de octubre de 2019

10 de octubre de 2019

 

Fundación Grupo Argos restaurará de 28 hectáreas de manglar en Sucre

 

  • Se sembrarán alrededor de 70.000 plántulas producidas en el vivero comunitario La Esperanza, en el que participan 90 familias de la comunidad.
  • En esta iniciativa la Fundación Grupo Argos invierte más de COP 250 millones, incluyendo las acciones de educación ambiental que complementarán este trabajo restaurativo.
  • Este proyecto se desarrollará en el corregimiento de Bocacerrada, Sucre, gracias a la alianza de la Fundación Grupo Argos con la Fundación Canal Dique COMPAS y ONF Andina.

 

La Fundación Grupo Argos, en alianza con la Fundación Canal del Dique COMPAS, ONF Andina y la comunidad del corregimiento Bocacerrada, Sucre, restaurará 28 hectáreas de manglar con la siembra de más de 70.000 plántulas producidas en el vivero comunitario La Esperanza. Un total de 90 familias de la región participan en el proyecto, que realizará el montaje de parcelas para facilitar la medición de captura de carbono azul.

Los bosques de manglar son ecosistemas altamente productivos, ecotranspiradores, amortiguadores de inundaciones, protectores de la erosión y zonas de refugio de fauna. Desde la Fundación Grupo Argos estamos impulsando la restauración con el propósito de seguir desarrollando proyectos de conservación ambiental de alto impacto. Con esta iniciativa aportamos a esos valores sociales que se fortalecen cuando se trabaja en equipo, desde la construcción de tejido social y el reconocimiento que se afianza con los procesos participativos y comunitarios”, afirmó Ana Mercedes Villegas, directora de la Fundación Grupo Argos.

 

Entre las innumerables funciones ecosistémicas de los manglares se resalta su enorme capacidad para captar y almacenar dióxido de carbono (CO2) en forma de carbono orgánico, al cual se le conoce como carbono azul. Los ecosistemas que captan y almacenan este tipo de carbono capturan en un año el carbono equivalente a casi la mitad de las emisiones producidas por el transporte a escala mundial.

 

Este proyecto, que inició en junio de 2019, también busca capacitar a las comunidades locales en viverismo, restauración y monitoreo, realizar la apertura y mantenimiento de caños o canales para el lavado de suelos y el restablecimiento de la dinámica hídrica, así como desarrollar el componente de conciencia ambiental de la Fundación Grupo Argos con la comunidad educativa de la zona.

 

Para Alejandro Quintero, líder comunitario de Bocacerrada y participante del taller de socialización y priorización de áreas a restaurar “este proyecto significa mucho porque aumenta nuestro conocimiento del manglar que es un ecosistema fundamental para nosotros. Con esta iniciativa podemos comprender que el vivero comunitario no significa sólo sembrar y vender, significa un cambio cultural importante para la comunidad, que cada vez aprende más sobre la importancia de cuidar la naturaleza”.

 

Desde su diseño y planeación, este proyecto se concibe como una oportunidad de involucrar la participación de la comunidad que viene fortaleciendo desde hace dos años el vivero comunitario La Esperanza, donde actualmente trabajan 90 familias en la siembra y mantenimiento de 21.000 plántulas de manglar rojo.

 

¿Por qué es importante el carbono azul?

  • Cuando se habla de captación de carbono de la atmósfera se conocen dos tipos: el carbono verde, que es el capturado por los bosques terrestres, y el azul, por las especies vegetales marinas.
  • Los ecosistemas que captan y almacenan carbono azul cubren menos de 0.5% de la superficie marina del planeta, pero capturan entre tres y cinco veces más carbono que las terrestres y lo retienen durante un tiempo diez veces mayor.
  • Estos ecosistemas aportan a la mitigación del cambio climático y a la adaptación a sus efectos.

Igualmente, su cobertura vegetal disipa la energía de las olas, controla la erosión y amortigua los impactos del aumento del nivel del mar.